.

.
BLOG DE LAS JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA:
http://jornadasdenovelahistoricaengranada.blogspot.com.es

20.12.15

FELICES FIESTAS 2015 Y PRÓSPERO AÑO CERVANTINO

CON LA MISMA ILUSIÓN REFLEJADA EN LAS CARITAS DE ESTOS NIÑOS TERMINO EL AÑO 2015 PARA COMENZAR UN ESPERANZADO 2016.

QUE TODO SEA MEJOR, MÁS FÁCIL Y MÁS DULCE.

QUE LA SALUD Y EL EQUILIBRIO MENTAL NOS ACOMPAÑE.

QUE PODAMOS LEER SIN PAGAR IVA Y  ESCRIBIR SABIENDO QUE NUESTRO ESFUERZO SERÁ RECOMPENSADO.

POR UN AÑO 2016 CERVANTINO.

FELICES FIESTAS

15.11.15

V JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA EN LA PRENSA

GRANADA HOY, día 9 de noviembre de 215

Ideal Granada. Firmado por Antonio Arenas. Jueves 5 de noviembre de 2015

Blog de David Yagüe para 20 minutos. 2 de noviembre de 2015

12.11.15

CRÓNICA DE LAS V JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

El pasado sábado y domingo, días 7 y 8 de noviembre de 2015 se celebraron las quintas Jornadas de Novela Histórica en nuestra ciudad, Granada. Cada seis meses, nuestra asociación que tiene tres socios fundadores (Blas Malo, presidente; Mario Villén secretario y Carolina Molina, vicepresidenta) promueve unas jornadas sobre novela histórica que se celebran en la Biblioteca de Andalucía. Cada una de ellas ha tenido un importante respaldo por parte del público, observándose para nuestro agrado que los asistentes pertenecen a todas las clases y ámbitos sociales, los hay jóvenes y los hay maduros, expertos y principiantes en la materia pero todos con gran interés por conocer a los escritores de cerca y aprender la historia de su ciudad.
Esto, precisamente, era la prioridad de nuestras jornadas, convocar a los lectores para que tuvieran ese contacto tan necesario con los autores de los libros que se publican y al tiempo divulgar la historia de Granada de forma didáctica.

En la sesión de la mañana del sábado, junto a Teo Palacios, y por medio de un entretenido reportaje audiovisual viajamos a la España del siglo XVII. Era la forma de adentrarnos en su última novela, El trono de barro, publicada por Edhasa y que cuenta la historia de uno de los sujetos más polémicos de su tiempo, el duque de Lerma. Este hombre, ambicioso por demás, consiguió convertirse en caballerizo mayor del joven príncipe Felipe que reinaría más tarde como Felipe III y gracias al cual se convertiría en su valido, persona de su confianza, que reinaría más que él. Gracias a sus intrigas y sus tácticas corruptas consiguió amasar gran fortuna y poder, lo que aún se detecta en la villa burgalesa de Lerma con su magnífica plaza Mayor (cuya extensión es superior a la de Salamanca).

Teo Palacios, que gana con la cercanía, sabe ganarse al público y eligió muy acertadamente cada uno de los puntos históricos que fue desentrañando y que ambientan su novela. Confesó que El trono de barro tuvo un proceso laborioso, con varias modificaciones que convirtieron un texto inicial más acercado a la historia para finalmente convertirse en histórico. Una vez más se pone de manifiesto el arduo trabajo que precede a una obra literaria, condicionantes que nunca son triviales dada la extensión de las novelas que últimamente se publican.
La trama, trascendiendo el propio género histórico, nos permite reflexionar sobre lo que hemos sido y lo que somos; más aún, sobre lo que nos dejan ser los que nos gobiernan con sus corruptelas y nepotismo.


Parece que a Teo Palacios le ha dado mucho de sí este último año pues además de tener nueva novela en el mercado nos presentó otro de sus muchos trabajos literarios, la antología Retales del Pasado de la que fue el inspirador y coordinó junto a Sebastián Roa con ayuda incondicional de algunos escritores participantes. 
Retales del Pasado, editada por la madrileña Ediciones Pamies cuyo editor es Carlos Alonso, ha demostrado que diecinueve autores pueden unirse bajo un fin común, que es el de protestar por la destrucción de nuestro patrimonio histórico a través de la cesión gratuita de un cuento. Los derechos de su esfuerzo intelectual irán destinados a una institución de reconocido mérito cultural, la Biblioteca Viva de al-Andalus ubicada en Córdoba y que vela por la interculturalidad a través de sus propias actividades culturales, incluida la de la promoción y recuperación del patrimonio.
Diecinueve son los autores participantes en esta antología: Javier Negrete, Teo Palacios, Carlos Auresanz, Miguel Aceytuno Comas, Nerea Riesco, Carolina Molina, Ricard Ibáñez Ortí, María Pilar Queralt del Hierro, Javier Pellicer, Concepción Perea, Sebastián Roa, Magdalena Lasala, José de Cora Paradela, Francisco Narla, Manuel Sánchez-Sevilla, Mado Martínez, Carla Montero, Olalla García y Ramón Muñoz.
Algunos de ellos fueron invitados a estas jornadas o presentaron sus libros en las actividades promovidas por la Asociación Jornadas de Novela Histórica de Granada como es el caso del citado Palacios, Sebastián Roa, Francisco Narla, Manuel Sánchez-Sevilla, María Pilar Queralt del Hierro y Nerea Riesco. Igualmente participa Carolina Molina, vicepresidenta de nuestra asociación y coordinadora de las jornadas.


El sábado por la tarde volvimos a dedicar espacio al proyecto La novela histórica como recurso didáctico. El pasado año, el profesor de la Universidad de Granada, Andrés Palma nos convenció de la importancia de adquirir hábitos de lectura entre sus alumnos y de estudiar historia a través de textos literarios. Nuestra asociación se unió a esta iniciativa y va a colaborar directamente en este presente curso, al igual que otros autores que también participaron en las V Jornadas, siendo el caso de Herminia Luque el más destacado por ser ponente y profesora.
Herminia Luque abrió la tarde con su habitual desenvoltura  presentándonos a María de Zayas y Ana Caro de Mallén, dos escritoras sorprendentes  que acapararon miradas de envidia y de desprecio en la sociedad del s. XVII. Ambas son los personajes centrales de su novela Amar tanta belleza ganadora del premio Málaga de novela 2015 y que edita la Fundación José Manuel Lara. Este premio ha representado un impulso importante para esta escritora granadina y afincada en Málaga que ya tiene en su haber libros de diferentes géneros. Como ponente estuvo en nuestras II jornadas  con su novela El códice purpúreo y ya nos enamoró con su don de gentes y su gran dominio del lenguaje.



 Como colaboradora en el proyecto La novela histórica como recurso didáctico representó un amable prólogo a lo que siguió después, la intervención de Andrés Palma desvelando sus técnicas docentes usando la novela histórica como vehículo y las opiniones de varios alumnos que disfrutaron de ser los pioneros y que hoy se alegran de haberlo sido.
Según nos contaba Andrés Palma su iniciativa, nos convencíamos más de que la novela histórica tiene mil vertientes  que hay que explorar. Nos hemos pasado años desprestigiándola o  justificándola sin que realmente hayamos encontrado la realidad que le es propia,  el de ser un género más (ni mejor ni peor) que cualquier otro y que de acuerdo a su propia naturaleza (mixtura entre literatura e historia) puede ir más allá de su propio género.
La novela histórica es, por encima de todo, equilibrio y es en  esa justa medida, entre ficción y verdad, donde está su auténtico valor como obra creativa.
Esa misma noche, Santiago Castellanos, profesor de Historia Antigua de la Universidad de León nos confesaba las reticencias de los propios  docentes a leer novela histórica por considerarla una amenaza. No hay razón. Todos los que nos dedicamos a este género somos conscientes de que escribimos solo y exclusivamente novela y es gracias a los historiadores que podemos desarrollar nuestra vocación sin contaminar las fuentes de las que bebemos.
A este respecto hay que felicitar a Sara Esturillo que con su tesis Lo que podría haber sido y lo que fue: respuestas a las problemáticas de la novela histórica en la actualidad hace mención a este carácter híbrido de la novela histórica, analizando los textos clásicos y avanzando hasta la actualidad. 

Castellanos, excepción (por lo que parece) entre el profesorado universitario, nos dio una magistral exposición con la presentación de su libro Barbarus (editado por Ediciones B). Fue breve y conciso dándonos las pistas históricas que deberemos desvelar al tiempo que leemos su novela, una mirada a dos pueblos enfrentados (romanos y godos) pero que también se complementaron dejándonos un legado que permanece hasta nuestros días.


 Las V jornadas tuvieron, como era nuestro compromiso, una mirada hacia Granada y su historia. Adolfo Liñán, Dídimo Ferrer en Facebook, nos ilustró (y nunca mejor dicho) con una interesante colección de grabados y fotos antiguas sobre la plaza de Bib-Rambla.
Nadie ignora más de su ciudad que el propio ciudadano, confiado de que la recorre diariamente descuida su interés por conocerla. Y es un error porque todas las ciudades tienen vida, quizás miles de vidas, que han de descubrirse.
Adolfo Liñán nos deleitó con su esmerada recopilación de imágenes y nos hizo retrotraernos a la otros momentos de la historia de Granada, nos recordó que los granadinos desean saber de su tierra, la quieren y a ellos nos debemos.
Ahora, una vez terminadas estas V Jornadas queda reflexionar y tomar fuerzas para las siguientes, que serán, como viene siendo habitual a mediados de marzo próximo. Traerán nuevas e interesantes miradas hacia el pasado sin olvidar el presente.

Nuestro agradecimiento a la Biblioteca de Andalucía, a Javier Álvarez y Rosario Corral, igual que a su personal, siempre fiel a facilitarnos la labor. También nuestros agradecimientos al Grupo Bib-Rambla y a la Librería Babel, nuestros patrocinadores, además de las editoriales participantes (Editorial Áltera, Ediciones B, Edhasa, Pamiés y JM Lara/Grupo Planeta)




Asociación Jornadas de Novela Histórica de Granada (Blas Malo, Carolina Molina, Mario Villén, Noelia Ibáñez y Sara Esturillo, aunque no estén en la foto)

30.10.15

NUEVA PARTICIPACION EN LA ANTOLOGÍA DOLOR TAN FIERO

Tengo el placer de comunicar que la antología de relatos coordinada por Ana Morilla "Dolor tan fiero" (Port Royal editores) que reúne un interesante grupo de cuentos para conmemorar el centenario de Teresa de Jesús se presentará el próximo día 12 de noviembre en la Biblioteca de Andalucía.
Entre los participantes me encuentro yo, muy orgullosa, entre tantos amigos y excepcionales escritores.

Gracias a Ana Morilla por haberme invitado.



25.10.15

V JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

Las V Jornadas de Novela Histórica de Granada se celebrarán los días 7 y 8 de noviembre de 2015 en la Biblioteca de Andalucía. Los participantes son los siguientes:




Tendremos una mesa dedicada al proyecto La novela histórica como herramienta didáctica en el nuestra Asociación Jornadas de Novela Histórica de Granada ayuda al  Departamento de Didáctica de las Ciencias Sociales (Facultad de Ciencias de la Educación) representado por el profesor Andrés Palma y otra mesa con fotografías antiguas de la Plaza de Bib-Rambla.
Unas jornadas más locales pero que se rinden ante la buena literatura histórica de Herminia Luque, Teo Palacios, Santiago Castellanos y los diecinueve autores de Retales del Pasado.


Esperamos que os guste.

12.9.15

NUEVOS PROYECTOS


Hoy estoy animada, tengo por delante las V y VI Jornadas de Novela Histórica, un proyecto en Madrid que no sé si se materializará y colaboraciones muy muy interesantes con personas de gran profesionalidad en mi querida Granada. Esto me da fuerzas para seguir luchando por lo que más me gusta, que es escribir. Documentarme para la siguiente novela es un placer y mejor aún si se hace por mi lugar preferido de Madrid que es El Retiro.




RESEÑA DE PEDRO M DOMENE PARA NOCHES EN BIB RAMBLA

Uno de los críticos que más admiro ha vuelto a publicar la reseña que me hizo para Noches en Bib-Rambla. Muchas gracias Pedro M Pedro Martinez Domene y felicidades por tu blog:




2.8.15

INTENTANDO REMONTAR

En un receso de mis vacaciones reflexiono sobre el estado actual del sector editorial. Observo agradablemente que los lectores compran libros, quizás no tantos como quisiéramos pero es que no hay nada que pueda compensar la inmensa oferta editorial que encontramos en las librerías, plantas enteras de libros que nunca llegarán a leerse o quizás, nunca debieron ser editados. Las playas están llenas de lectores de novela, algunas históricas y eso me complace.
Todos hablamos de la piratería y del daños que nos ha hecho (una realidad, no podemos volver la vista a este problema) pero ¿qué hay del esfuerzo que deberían realizar algunas editoriales para que esto mejore? ¿Por qué no nos tratan con cortesía a quienes nos dedicamos a esto de forma profesional? Lo que sigue no lo saben los lectores porque el inframundo en el que debemos deambular algunos de nosotros no lo conoce nadie.
Tras de la publicación de un libro hay meses de documentación, meses de reflexión y horas dedicadas a perfeccionar escenas. Hay también correcciones de un texto de entre 400 a 500 páginas, un trabajo complicado y que se te hace eterno. Luego llega el momento de ofrecerles tus manuscritos a las editoriales. Algunas tardan entre nueve meses o un año en contestar, lo más normal es que no contesten si no les ha gustado o acaso pongan alguna excusa con poco sentido.

Pero ¿qué ocurre cuando decides entregar tus manuscritos a un agente literario? Ya puedes asegurarte de que será un buen profesional porque si no, lo peor está por llegar. Pueden pasar años oyendo promesas que no se cumplen y creyéndote expectativas que nunca llegan. Los agentes literarios te exigen fidelidad y confianza. Es un contrato de esclavitud literaria en donde ellos deciden por ti considerando muy poco valiosa tu experiencia e imponiendo la suya con una sorprendente soberbia.

He cancelado mi contrato con una de estas agencias, después de tres años de infierno literario. Vuelvo a tener mis manuscritos en mi poder sin que no hayamos conseguido nada al respecto. Bueno, sí, que una editorial nos diera esperanzas y nos mantuviera en vilo durante nueve meses para luego decidir que orientarían sus nuevas publicaciones hacia mujeres protagonistas. 
 A lo largo de casi treinta y cinco años de enviar manuscritos a editoriales y concursos en algunas me han discriminado por ser mujer ( cosas que pasaban en los años ochenta) pero nunca me habían discriminado por crear personajes masculinos desde la perspectiva de una mujer.
En fin, emprendo una nueva vida, algo más cansada que otras veces de este mundo editorial corrompido y sin corazón, pero remontaré.  Ahora tengo dos manuscritos que ofrecer,  otro confeccionándose y dos más en proyección (con dos mujeres en primera plana). No sé si confiaré de nuevo en otra agente, sé que las hay muy buenas, el tiempo lo dirá.
Mientras tanto podéis aprovecharos, que estoy en oferta.



14.6.15

FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2015

Ayer, día 13 de junio, firmé ejemplares de RETALES DEL PASADO junto a Olalla Garcia. Más tarde se nos unió Francisco Narla que firmaba su última novela CAJA NEGRA y que también participa en la antología. Estamos muy contentos de estos retales que están teniendo muy buenas críticas y han despertado el interés de los lectores por el cuento histórico.




Francisco Narla, Olalla García y Carlos Alonso Pamies (editor)

1.6.15

LAS PRESENTACIONES DE RETALES DEL PASADO EN MADRID Y CORDOBA

PRESENTACIÓN EN MADRID, LIBRERÍA LÉ
JUNTO A CARLOS ALONSO (EDITOR), OLALLA GARCÍA Y MARÍA JESÚS VIGUERA, DIRECTORA DE ACTIVIDADES DE LA BIBLIOTECA VIVA DE AL-ANDALUS

EN LA PRESENTACIÓN DE CÓRDOBA

JUNTO A MANUEL SÁNCHEZ-SEVILLA, RICARD IBÁÑEZ, TEO PALACIOS, CONCHA PEREA Y MIGUEL ACEYTUNO

JUNTO A TEO PALACIOS

MANUEL SÁNCHEZ-SEVILLA

RICARD IBÁÑEZ

CONCHA PEREA

MIGUEL ACEYTUNO



HISLIBRIS COMENTA "RETALES DEL PASADO"

Seguimos recibiendo comentarios sobre RETALES DEL PASADO. Esta vez la web de HISLIBRIS.


http://www.hislibris.com/retales-del-pasado-vv-aa/


20.5.15

ENTREVISTA EN LUZ CULTURAL

En vísperas de la presentación en Madrid de "Retales del pasado" dejo el enlace de la entrevista que me han realizado con motivo de la publicación del libro.

phttp://www.luzcultural.com/?p=269

GRACIAS A ANA PATRICIA SANTAELLA.


11.4.15

RETALES DEL PASADO: EL CAMINO DEL SOL


CUENTO: EL CAMINO DEL SOL.

El afán de la princesa Meresanj era llegar cuanto antes a la vida eterna. Cuando todo estaba listo, construida su tumba y escritas sus memorias ocurrió algo impredecible: se enamoró de su escriba. ¿Cumplirá Meresanj su deseo de morir o preferirá disfrutar del amor de Jufu? Si quieres saberlo, solo tienes que leer el relato que Carolina Molina aporta a Retales del Pasado, El camino del sol.


No recuerdo exactamente cuándo surgió la idea de realizar Retales del pasado, quizás hace de ello más de dos años. Lo que sí recuerdo es que uno de los participantes en esta antología (omitiré su nombre por si no le gusta que lo desvele) lo propuso desde un grupo abierto en las redes sociales y con cierta rapidez comenzamos a ofrecernos para contribuir con un relato. La idea era enseñar al mundo que los escritores podíamos ser algo más que un ente solitario tras un ordenador, que con nuestra creatividad (por encima de condicionamientos editoriales o comerciales) deseábamos contribuir a mejorar nuestro entorno social y por ello era condición indispensable donar los derechos del libro a un organismo que tuviera un significado para nosotros. Como novelistas históricos pensamos en donar los derechos a diferentes excavaciones arqueológicas, sin olvidarnos de algunas asociaciones que con su trabajo mejoran la calidad de vida de nuestros hijos, todo ello lo valoramos, aunque finalmente nuestro voto se concedió mayoritariamente a la Biblioteca Viva de al-Andalus, institución que nos trasporta a ese pasado al que nuestras mentes siempre retornan y que nos daba confianza…¿no habría de dárnosla siendo una biblioteca, a nosotros, que vivimos entre sus repisas? María Jesús Viguera Molins, la directora de las actividades de la biblioteca y una de las pocas mujeres académicas de la Real Academia de la Historia, me dijo una ver: En esta biblioteca cabe de todo, es una biblioteca “viva”. Y qué razón tenía porque en ella no solo se acoge al lector, sino a quien ama la historia, la música y la literatura, en definitiva: la cultura de todas las épocas. El resultado de esta antología queda patente entre las páginas del libro. Menciono de manera especial la contribución de Teo Palacios y Sebastián Roa, que con su paciencia y dedicación diaria a este proyecto han conseguido finalizarlo y proporcionar las vías adecuadas para que ahora, los demás escritores participantes, podamos luchar por él. Y así debe ser porque es un compromiso personal. Retales del pasado ofrece, además de su contribución solidaria, un magnífico ejemplo de buena literatura histórica. Los que nos dedicamos a esto nos sentimos “los patitos feos” de los escritores y no es por querencia a ser transportados al tiempo en que Hans Christian Andersen escribió, precisamente, uno de los cuentos más famosos. Se trata de que la crítica sigue sin valorar en su justa medida nuestro trabajo, se mira más la vertiente histórica que la literaria. Un error que, por otra parte, es comprensible dado que el propio público y algunos de nosotros no ayudamos a mejorar, dedicando más páginas de nuestros libros a batallas y muchas menos a describir a los personajes que intervienen en ellas. Pero si ya es difícil intentar convencer a los críticos y a la amplitud de lectores, en lo que se refiere al cuento histórico es todavía más complicado. El relato breve o el cuento, tampoco goza de mucho seguimiento. Y esto se ve en el poco caso que se le dedica por parte de las editoriales que lo consideran poco vendible. El género del cuento, al que le he dedicado algunos años de mi vida (con una sección en un periódico digital durante años y coordinación de dos antologías) tiene en nuestro país autores de excepción. Permitidme que recuerde aún la gran experiencia de haber conocido a Medardo Fraile, el último de los grandes de la Generación de los 50 que se nos fue hace algo más de un año y al que dedicamos Cuentos engranados, la antología solidaria que coordiné junto a Jesús Canos y cuyos derechos fueron destinados al Banco de Alimentos de Granada. Tampoco creo que os ofenda que cite aquí a uno de los más reconocido autores de cuentos, es decir, cuentista (como a ellos les gusta que se les llame), Ángel Olgoso. Granadino y excepcional. Si con todo, las editoriales y el público se hacen los remolones cuando se habla del género del cuento aún teniendo tantos y tan buenos escritores de relato breve…¿qué podemos esperar del cuento histórico? Quizás con esta antología, Retales del pasado, el público fiel al género histórico advierta de las muchas posibilidades que tiene el leer una antología, porque ha sido un acierto elegir el orden de los cuentos que en nada se contraponen sino que estimulan la lectura, invitándonos a visitar, como haríamos en la exitosa seria El ministerio del tiempo, a trasladarnos a siglos anteriores en un viaje de minutos. Cada cuento es diferente, en estilo, estructura y temática. Encontraremos cuentos con matices poéticos y otros que nos dejarán una sonrisa en los labios. Habrá batallas, sí, pero también amor y por supuesto sentido crítico, porque el género histórico es el único que nos ofrece la posibilidad de contrastar nuestras vidas con otras y por lo tanto abrir nuestras mentes ante los valores actuales. Con las historias pasadas comprendemos el presente. Os invito a leer este libro, porque os gustará y porque con su lectura ayudaréis a que otros, a través de la Biblioteca Viva de al-Ándalus puedan acceder el derecho supremo que todos tenemos, que es el de "conocer" a través de los libros.


22.3.15

RETALES DEL PASADO

Recién terminadas las IV Jornadas de Novela Histórica de Granada, os presento este vídeo. Por el momento solo diré que estoy muy orgullosa de estar entre todos estos grandes escritores y de dar mi granito de arena a una institución que admiro, la Biblioteca Viva de al-Andalus.
Muy pronto sabréis mucho más de este libro tan poco común.

19.3.15

IV JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA: CRÓNICA

 “VIVIR EN EL AYER: LA FUERZA DE LO COTIDIANO”

DISCURSO DE APERTURA


Son ya cuatro las jornadas que llevamos dedicadas a la novela histórica analizando sus múltiples aspectos y de todos ellos rescatamos hoy el de la recreación histórica.
Nuestras novelas deben tener un tiempo en donde apoyarse y un lugar donde representar sus escenas, sin embargo el qué y el cuándo no tienen base suficiente sin un cómo, que hoy traducimos como la vida cotidiana de los que nos precedieron.
Son esas pequeñas cosas de la vida diaria, de las costumbres domésticas y cotidianas las que enriquecen la historia literaria. Nos hacen entender a los personajes y sus comportamientos y a pesar de sentirnos lejos de ellos y muy distintos en nuestra modernidad, se nos acercan como amigos invitándonos a compartir su vida.
Con la novela histórica nos introducimos en la intimidad de los hogares y nos vestimos según la época, quizás con capa o con chambergo, quizás con túnica o con babuchas. Sentimos el vapor del hammam y comprobamos a quién le prometimos la polca en nuestro carnet de baile.
Todo esto no es solo estímulo para la fantasía porque de todas esas actividades cotidianas traducimos nuestro presente, hallando en cada una de ellas una herencia que nos pertenece y que sigue viviendo en nosotros, porque en el fondo nuestra actualidad es repetir una y mil veces el pasado. Nada hay que no se haya vivido ya.


CRÓNICA DE LAS JORNADAS
 
En la inauguración: de izquierda a derecha Rosario Corral (directora de la Biblioteca Provincial), Blas Malo, Mario Villén y Carolina Molina
El plantel de autores participantes en estas IV Jornadas, algunos no dedicados a la novela pero sí partícipes en la elaboración de éstas aportando documentación a los novelistas, nos llevó a replantearnos nuevos recursos y a reflexionar sobre el futuro de este género.
Junto a Juan Manuel Barrios Rozúa, Julio Navarro Palazón y Jorge Rodríguez Babé (de izquierda a derecha)

La primera mesa “Vida cotidiana en Granada” nos ofreció el aspecto histórico con una excelente exposición de ideas por parte de los tres participantes. Jorge Rodríguez Babé, en representación del Palacio de los Olvidados nos habló de la trascendencia y legado de los judíos granadinos, a los que aprendimos a denominar sefardíes, pues así debe ser, comprendiéndoles como una cultura propia de nuestro pasado y de la cual mantenemos curiosas costumbres en la actualidad. Recordó que en algunas familias aún se mantiene el ritual de tapar los espejos cuando hay un difunto en la casa, costumbre sefardí, y que a mí me hizo recordar la escenografía de La Casa de Bernarda Alba, sus mujeres vestidas de negro y sin querer ver el reflejo de un espejo.


Julio Navarro Palazón, arqueólogo y en representación de la Escuela de Estudios Árabes se centró en los protocolos de acción de la arqueología y en el concepto “zaguán” que diferencia las casas musulmanas de las cristianas. Por cierto que Mustapha Busfeha, autor de La casa del cobertizo y presente entre el público, tuvo una interesante aportación a los términos utilizados en esta mesa y nos alentó a que a partir de ahora, en vez de usar el término musulmán o árabe para referirnos a los musulmanes andalusíes, usáramos el término “hispanomusulmán” pues lo define mucho más correctamente. Quizás ya es momento de olvidarnos de los cristianos, musulmanes y judíos para dar paso a cristianos, hispanomusulmanes y sefardíes, todos ellos parte de al-Andalus. Su comprensión favorecerá nuestra tolerancia, sin ninguna duda.

En esta mesa contamos también con uno de los grandes divulgadores de la historia de Granada, Juan Manuel Barrios Rozúa que tuvo una exquisita descripción de la Granada romántica, puntualizando momentos que se nos quedaron en la memoria: los olores de las zonas aledañas al Darro, los ruidos provenientes de puestos callejeros, los hábitos diarios…un recorrido por la Granda de los sentidos que fue el verdadero prólogo a lo que nos llegó después en unas jornadas dedicadas a la vida cotidiana.
En la segunda mesa, con autores granadinos, bien de nacimiento o de adopción: Carlos Almira (Asoka), Emilio Ballesteros (Estirpe de luna) y José Barroso (El ocaso de Alejandría) se incidió nuevamente en ese legado que aún nos queda, en este caso de la cultura hispanomusulmana como recalcó Ballesteros en las costumbres diarias y que fueron transmitidas después por los moriscos. Barroso tuvo una acertada exposición de la vida cotidiana en el Egipto clásico y Carlos Almira me confesó que habría que incidir mucho más sobre el aspecto literario del género histórico, lo que compartimos sobradamente. Almira, que ya es conocido y respetado en Granada por haberse dedicado a otros géneros literarios, en especial el del cuento, sabe muy bien lo mucho que la novela le debe al género breve, de donde parten muchos de los novelistas y del que aprenden sus técnicas más básicas y esenciales.


Emilio Ballesteros, Carlos Almira y Jose Barroso

En las mesas de la tarde unimos amor y guerra. En la mesa dedicada a la antigua Roma, Javier Negrete y Gabriel Castelló tuvieron su duelo dialectal y de experiencia romana y fuimos testigos de la verdad y de la mentira que llegan hasta nosotros sin que podamos, a veces, distinguirlas dentro de la trama literaria. A este respecto, Andrés Palma, profesor de la Universidad de Granada y pionero en la aplicación de la novela histórica como recurso didáctico incidió de nuevo en la importancia de la novela como técnica de estudio, siempre bajo la supervisión de un docente.
Javier Negrete y Gabriel Castelló

Mario Villén, nuestro co-fundador de la Asociación Jornadas de Novela Histórica nos presentó su última novela. “40 días de fuego”, una intensa historia que nos dejará sin respiración, en la que nos narra la invasión vikinga que asoló al-Andalus en el s.IX.
Mario Villén

Las jornadas continuaron con una mesa muy interesante en la que se unieron Coia Valls y Francisco Nuñez bajo la premisa de la novela histórica como transmisora de sentimientos, de valores literarios que trascienden mucho más allá del hecho de la propia Historia real. La intrahistoria de la novela es y debe ser siempre más importante que la Historia misma, no desvirtuándola, sino haciendo que esta tome cuerpo y se convierta en una obra creativa y única, expresión del esfuerzo de un escritor. Coia Valls, con su nueva novela Amor prohibido sigue en la línea de sus anteriores novelas El mercader y La cocinera, muy aclamadas por el público. Nuñez (El corazón del cóndor y Jaque al peón), por otro lado nos dejó sabias palabras, como la de que el escritor es un poco esquizofrénico, siempre bregando en lucha interna por ser escritor y lector al tiempo. Lo natural es la lectura, nos decía, nosotros sin embargo, hacemos lo que no es natural, que es escribir. Pero fue otra de sus frases la que nos dejó gratamente complacidos:“La literatura es el patio de recreo de la vida”. ¿Existen palabras más bellas para poder definir lo que hacemos?
 
Coia Valls

Francisco Nuñez

La clausura de las Jornadas fue este año un ejemplo de unión entre escritores. Manuel Sánchez-Sevilla, director de las nuevas Jornadas de Novela Histórica de Écija nos regaló una emotiva placa con la que nos hermanamos. Y desde aquí le enviamos nuestra gratitud y apoyo.
Junto a Manuel Sánchez-Sevilla, director de las Jornadas de Écija

Quiera el destino que poco a poco haya más hermanamientos y más jornadas en otros lugares, ejemplo de amor a la literatura histórica.
Con esto os emplazamos a las siguientes, que serán las V Jornadas de Novela Histórica de Granada.
Carolina Molina

JUAN LUIS TAPIA HABLA DE NOCHES EN BIB RAMBLA EN IDEAL

JUAN LUIS TAPIA HABLA DE NOCHES EN BIB RAMBLA EN IDEAL

MELCHOR SÁIZ-PARDO HABLA DE NOCHES EN BIB RAMBLA (IDEAL GRANADA)

MELCHOR SÁIZ-PARDO HABLA DE NOCHES EN BIB RAMBLA (IDEAL GRANADA)

JESUS ARIAS PARA GRANADA HOY

JESUS ARIAS PARA GRANADA HOY

EL BLOG DE CAROLINA MOLINA